La Columna de Goy

home

BENEFICIOS DE LAS FRUTAS Y VEGETALES

REMOLACHA
Fortalece el corazón, mejora la circulación, purifica la sangre, beneficia al hígado, humedece los intestinos y trata el estreñimiento, promueve la menstruación. Se usa con zanahoria para regular las hormonas durante la menopausia. Rico en silicio.

BROCOLI
Diurético, usado para inflamación de ojos. Contiene abundante acido pantotenico y vitamina A que benefician la piel, tiene mas vitamina C que los cítricos y fuente natural de sulfuro, hierro y Vitaminas B. Si se le cocina ligeramente retendrá su contenido de clorofila que contrarresta la formación de gas creada por su sulfuro. Se le debe evitar en caso de deficiencia de tiroides o de una baja en yodo.

COL
Humedece los intestinos, beneficia al estomago, mejora la digestión y la piel. Trata el resfriado y en te o sopa ayuda a la tos, mejora la depresión mental y la irritabilidad y ayuda a limpiar el sistema digestivo de cuicas, con ajo se usa en contra de parásitos. Contiene vitamina U que es un remedio para la ulcera. Para ulceras de estomago o duodeno, tomar _ copa de jugo de col dos o tres veces al día entre comidas por dos semanas. Se le puede mezclar con apio. Tiene un gran contenido de sulfuro que destruye los parásitos y purifica la sangre. Cuando se lo come y se lo utiliza como emplasto al mismo tiempo trata las erupciones en la piel, ulceras de pierna, varices, artritis y heridas. Comer col regularmente ayuda a superar los pies fríos. Para hacer el emplasto rayar la col y mezclar con agua y luego envolver en área afectada con una toalla. También puede machacar las hojas y poner directamente en el área afectada. Contiene yoda y es rico en vitamina C (mas que las naranjas); las hojas externas tienen concentradas la Vitamina E y tienen mas calcio que las hojas internas.

ZANAHORIA
Beneficia a los pulmones, mejora las funciones del hígado, estimula la eliminación de desperdicios, es diurético, disuelve acumulaciones como cálculos o tumores; trata la indigestión incluyendo exceso de acidez en el estomago; elimina bacteria putrefacta en los intestinos que causa una pobre asimilación; usada para diarrea y disentería crónica. Es alcalina y despeja la acidez en la sangre incluyendo acne, amigdalitis, reumatismo, es una fuente rica de beta caroteno (antioxidante y pro vitamina A) que protege contra el cáncer y también se usa para infecciones de oído y sordera. El beta-caroteno beneficia la piel. Alivia la tos, el jugo cura quemaduras aplicadas directamente. Incremental la leche materna y regula las hormonas. Ayuda en el metabolismo del calcio. Se puede comer 6 onzas diarias para cualquiera de estas condiciones o tomar 2 vasos diarios. La sopa de zanahoria ayuda a los niños en su digestión. El consumo seguido puede debitilar los riñones con síntomas como perdida de cabellos. No se recomiendo tomar mas de 4 vasos diarios.

APIO
Calma el hígado y mejora la digestión, purifica la sangre, reduce condiciones de viento como el vértigo y el nerviosismo, promueve la sudoración. Usado para inflamación de ojos, ardor al orinar, sangre en la orina, acne, fuegos en la boca. Para control de apetito puede consumir apio entre y durante las comidas. Se combina bien con las frutas y con un poco de limón es un buen remedio para el resfrío común cuando la fiebre es mas prominente que los escalofríos. También es una buena combinación para dolores de cabeza causados por presión alta o condiciones del corazón como cara roja, la cabeza caliente, la lengua roja o irritabilidad. El jugo solo o combinado con limón es bueno para la diabetes tomando 2 a 4 tazas de jugo diarias. Tiene alto contenido de silicio y por eso renueva las coyunturas, huesos, arterias. Es bueno para reumatismo, artritis, gota e inflamación de nervios. Es un remedio seguro para la presión alta durante el embarazo.

PEPINO
Contrarresta toxinas y ayuda a salir de la depresión; limpia la sangre; calma la sed, purifica la piel, actúa como ayuda digestiva especialmente en forma de pickles. Aplique su jugo a quemaduras, sobretodo de sol; el jugo también ayuda a tratar infecciones de vejiga y riñón. Enfría la mayor parte de condiciones inflamatorias o de calor, incluyendo inflamación del estómago, conjuntivitis, dolor de garganta, acné, descargas o inflamación de la piel. El pepino rallado puesto en la cara embellece la piel. Alivia los ojos ubicando un pedazo encima. Contiene erepsis que es una encima digestiva que procesa la proteína y limpia los intestinos. Por eso es bueno para destruir parásitos. No es recomendable para personas con diarrea. La cáscara del pepino es rica en silicio y clorofila. El te de la cáscara se usa para hinchazón en manos y pies.

LECHUGA
Es sedante, diurética, ayuda con edemas y fermentaciones digestivas; contiene mas silicio que los vegetales comunes. Se usa para iniciar o aumentar la leche materna y para tratar las hemorroides. Se combina bien con la fruta y contiene el sedante lactucarium que relaja los nervios sin impedir la digestión. No se debe usar si existe alguna enfermedad de los ojos. Mucha lechuga puede producir mareos.

HONGOS COMUNES
Baja el nivel de grasa en la sangre; ayuda a dejar ir exceso de mucosidad en el sistema respiratorio; tiene propiedades antibióticas y puede usarse para tratar hepatitis contagiosa; aumentar la cuenta de células blancas en la sangre y por ende mejora la inmunidad; tiene actividad antitumoral y puede ayudar a parar la metástasis de cáncer post cirugía; promueve el apetito.

BERENJENA
Reduce hinchazón y disuelve acumulaciones como tumores que resultan de sangre estancada; reduce sangramiento y por eso se usa para hemorroides sangrantes, sangre en la orina; es una fuente rica de bioflavonoides que regeneran las arterias y previenen ataques fulminantes y otras hemorragias. Para picaduras de escorpiones o culebras se puede poner un pedazo de berenjena cruda. Ayuda a resolver emociones reprimidas y sus efectos nocivos en órganos como el hígado y el útero. No debe ser muy consumido por mujeres embarazadas justamente por su relación con la sangre y porque puede provocar abortos. Realmente es una fruta y se combina con otros vegetales no almidonados.

PAPA
Da energía, lubrica los intestinos, armoniza al estómago y contiene abundancia de hidratos de carbono en forma de azúcares. La papa neutraliza los ácidos del cuerpo y por esto alivia la artritis y el reumatismo, es rico en potasio y por eso es bueno para quienes usan mucha sal o alimentos altos en sodio. Reduce todas las inflamaciones. Su jugo se aplica externamente para sanar quemaduras y es tomado para bajar la presión y para tratar úlceras de estómago y duodeno. Incluso el jugo fresco de papa tiene propiedades antibióticas. Ayuda a establecer flora intestinal beneficiosa, es rica en vitamina C, encimas y minerales sobre todo cuando se la consume con su cáscara. Rudolph Steiner observó que comer muchas papas causa pereza.

TOMATE
Tonifica el estomago y limpia el hígado, purifica la sangre y desintoxica el cuerpo en general; promueve la digestión y por eso se usa cuando ha bajado el apetito, cuando hay indigestión o retención de comida, anorexia y constipación. El tomate alivia el calor del hígado con síntomas como presión alta, ojos rojos y dolor de cabeza. A pesar de ser una fruta acida, luego de la digestión el tomate alcaliniza la sangre y por eso reduce la acidez en la sangre y ayuda en casos de reumatismo y gota. Los tomates maduros son mejores que los tomates cosechados verdes y dejados para madurar porque estos pueden debilitar la función del riñón. Los tomates afectan el metabolismo del calcio y deben ser evitados en casos de artritis. Mucho tomate debilita a cualquiera. Consumir máximo uno o dos tomates al día.

CEBOLLA
Todos los miembros de la familia de la cebolla comparten ciertas cualidades: son pungentes e influyen a los pulmones; promueven calor y por eso mueven energía en el cuerpo; resuelven estancamientos de sangre. Son quizás los alimentos más abundantes en sulfuro, un elemento calentador que purifica el cuerpo y ayuda a remover metales pesados y parásitos además de facilitar el metabolismo de aminoácidos (proteína). Aquellas personas que tienen una dieta alta en proteína se benefician de la familia de la cebolla. Estas plantas limpian las arterias y retardan el crecimiento de virus, fermentaciones, y organismos patógenos que proliferan en quienes tienen dietas no balanceadas. A pesar de su virtud medicinal, también se cree que promueven un deseo emocional excesivo y por eso no se recomiendan mayormente en las tradiciones orientales para quienes buscan refinamiento mental y espiritual.

AJO
Es el más pungente de la familia de la cebolla. Promueve circulación y sudoración, remueve obstrucciones abdominales y alimentos estancados; inhibe el virus del resfriado común, amebas y otros microorganismos relacionados con enfermedades degenerativas como el cáncer. Se usa para neumonía, tuberculosis, asma, diarrea, picaduras de serpiente, hepatitis. En condiciones crónicas se debe consumir regularmente por algunas semanas antes de sentir mejoras. El ajo elimina toxinas del cuerpo incluyendo los metales venenosos como el cadmio y el plomo. Para el resfriado, dolor de garganta y dolor de cabeza causado por la sinusitis: sostenga un diente de ajo por lo menos por 15 minutos en la boca y luego consúmalo. Para ahuyentar a los mosquitos consuma un diente de ajo diario y también repele las pulgas si se incluye en la comida de los animales. Es un remedio para el pie de atleta poniendo polvo de ajo en el pie mojado y luego dejando que se seque. Una gota de aceite de ajo en el oído una vez al día ayuda a despejar las infecciones de oído. Para hacer el aceite aplaste varios dientes de ajo y sumérjalos en 3 onzas de aceite de oliva por 3 días. Luego cierna y tiene el aceite de ajo. El ajo es contraindicado en casos de condiciones de calor como cara y ojos rojos, sensación de calentura o aversión al calor, en caso de fuegos y el deseo de grandes cantidades de bebidas frías, también cuando tiene la boca seca, fiebre intermitente, sudoración nocturna. Los chinos consideran que mucho ajo daña el estomago y el hígado.

BIBLIOGRAFIA
Paul Pitchford, Healing with Whole Foods, North Atlantic Books, Berkeley – Ca, 1993